microphones in the trees: tim robertson

Saturday, February 15, 2014

tim robertson


 "ésta es la historia de Tim  y de cómo le conocí.
   
sucedió hace aproximadamente 5 meses, pocos días después de volver a Barcelona, mientras rebuscaba en una tienda de segunda mano del barrio de Gracia. sabía que estaba a cargo de alguna organización religiosa, pero nunca pregunté de qué se trataba. me gusta ir allí porque tienen cintas de todo tipo, instrumentos y muebles antiguos. todo muy barato. hacía tiempo que no visitaba la ciudad , así que pensé que tal vez habría algo nuevo. la sala principal me decepcionó así que fui a la planta baja, donde tienen toda clase de objetos, algunos en desuso. ese lugar también se conoce como el sótano húmedo por razones obvias. es raro encontrar algo interesante, pero siempre compruebo por si acaso. nunca se sabe cuándo va a ser tu día de suerte. a primera vista, nada. pero cuando estaba a punto de irme, en una de las esquinas, mirándome, estaba un polvoriento Hammond Organ. me quedé allí durante unos minutos tratando de averiguar si funcionaría o no, y si valía la pena comprarlo. estaba indeciso. entonces oigo una voz que viene de atrás hablando en perfecto español (pero con un acento no nativo). "no funciona , es sólo decorativo". había estado tan concentrado que no me había dado cuenta de que había otra persona allí. me di la vuelta y vi a un hombre alto, de pelo largo y rubio, que parecía tener casi cincuenta años. llevaba una camisa naranja y unos pantalones caqui. "vaya, es una pena.", le contesté. "sí que lo es, tocaba este cabrón todos los días." contestó. 

no entraré en más detalles porque sería una historia demasiado larga. imagino que a estas alturas suponéis que ese hombre era Tim Robertson. la conversación se prolongó durante media hora. se mostró confiado, espontáneo y extrovertido, así que fue fácil descubrir muchos aspectos sobre él. nació en Honduras pero de muy joven se fue a otros países como Perú, Francia y Noruega. sus padres se dedicaban a alguna organización religiosa que predicaba sus ideas por todo el mundo. el último lugar al que llegaron fue a Barcelona, por eso Tim vivía allí. aprendió a tocar los teclados de niño y actuaba en la iglesia. no me dio muchos más detalles sobre su vida de joven. se centró más en el momento en que decidió comprometerse con su fe y se fue a África. me dijo que su vida cambió después de pasar algunos años en Nigeria y Etiopía. de esa experiencia volvió totalmente renovado y decidió capturar de alguna manera todas las ideas que tuvo durante su estancia en África. compró una vieja grabadora de cuatro pistas y empezó a componer, siempre alrededor de la simple pero compleja idea de cómo sonaría la música de iglesia en el espacio. durante los dos años siguientes se obsesionó en crear composiciones sobre futuros templos en Saturno y Neptuno. grabó horas y horas de música. al final, sintiéndose totalmente frustrado, decidió tirar a la papelera todas esas cintas. bueno, no todas. gracias a dios, se quedó con dos para regalar a sus padres. por desgracia, sus padres fallecieron años más tarde. al limpiar su apartamento encontró las cintas y con el paso del tiempo decidió quedárselas como un recuerdo de aquella época loca. 

sentí mucha curiosidad por esas cintas, así que le pregunté si sería posible escucharlas. dijo que no me preocupara, que las llevaría al trabajo al día siguiente. así que 24 horas más tarde allí estaba yo con mi walkman, ansioso por escuchar esas cintas misteriosas. después de un par de minutos estaba totalmente cautivado. era tan extraño. el tipo de música repetitiva con teclados baratos de botones preprogramados. tan primitiva, básica y frágil. entonces le dije que yo también componía música y que tenía una pequeña plataforma para compartirla. que me encantaría que más personas pudieran escuchar esas grabaciones. fue un poco difícil convencerle. una de las principales razones es porque no le gusta internet, ya que está lleno de pornografía y punks. después de insistir, finalmente aceptó. "al menos será como compartir la palabra de Dios con más gente", dijo. 

así que 20 años después de haber sido compuestas me siento orgulloso de compartir con todos vosotros estas siete pistas sin título. sin título, pero sí una historia detrás de ellas. un hombre que tenía una extraña visión: componer la banda sonora perfecta para los edificios donde futuros viajeros espaciales rezarían al Señor. ahora podéis juzgar con vuestros propios oídos si logró su objetivo o no. gracias por tu tiempo y espero que te guste la música." cristian subirà / summer recreation camp

estoy enamorada de este disco. no sólo es que la historia me recuerde a 'science of the sea' de Jürgen Müller (aunque esta vez creo que sí es real, seguro que sí) sino que además la música es igual de bonita...o incluso más. de verdad.

5 comments:

rafa said...

hostia! vaya historia, ahora le mando a ver.

rafa said...

muuuuuuuy bueno!! gracias!!

ana said...

mola! un pajarito me pía que ya hay algún sello de los que nos gustan interesado en reeditarlo

Unknown said...

Suena muy muy bien. Gracias!

Luismi

caracola said...

*joya*